Website only available to a limited extent
Please enable cookies to use the website in full extent.

Práctica temprana: fomentar la salud desde la infancia.

A una edad temprana, se colocan las piedras angulares para un estilo de vida saludable, que se puede construir más tarde en la vida.

Entre el décimo y el duodécimo mes de vida del niño, comienza la transición gradual a la comida familiar. Las recomendaciones relativas a la elección de los alimentos apenas difieren de las de los adultos y, por lo tanto, corresponden a una dieta equilibrada y variada. Los niños necesitan una variedad de nutrientes para crecer y desarrollarse de manera óptima y para mantenerse sanos.

El Disco Suizo de Nutrición resume los mensajes más importantes sobre la nutrición saludable y el ejercicio para los niños de entre cuatro y doce años de edad. Además de las ideas prácticas y orientadas a los niños para comer y beber de forma equilibrada y agradable, no se debe descuidar la importancia del ejercicio. Los seis mensajes principales del disco dietético son los siguientes:

  • «Beber agua»: el agua es la bebida número uno para calmar la sed. Se recomienda beber de cuatro a cinco vasos por día.
  • «Comer verduras y frutas»: disfruta de las verduras y frutas en diferentes colores, porque cada verdura y cada fruta contiene sus propios y valiosos ingredientes.
  • «Comer con regularidad: las comidas regulares durante todo el día promueven el rendimiento y la concentración.
  • «Comer variado»: la variedad y variedad en la elección y preparación de los alimentos contribuyen a un buen suministro de nutrientes.
  • «Disfrutar con todos tus sentidos»: tómate tu tiempo para las comidas y comed juntos tan a menudo como sea posible, porque la comida sabe mejor de esa manera.
  • «Permanecer en movimiento»: el ejercicio es importante para un desarrollo físico óptimo e influye en el bienestar mental y social. Los niños necesitan suficiente tiempo y espacio para esto en la vida diaria y en su tiempo libre.
  • Por supuesto, también puedes llevar contigo una pequeña porción de dulces. No hay alimentos «sanos» o «no sanos», todo es cuestión de cantidad y frecuencia. 

Sé un modelo a seguir

Los padres y cuidadores son importantes modelos a seguir: estás viviendo a la altura de lo que esperas de los niños. No se trata solo de lo que se come, sino también de cómo se come. Un ambiente relajado en la mesa promueve el bienestar y el disfrute mientras se come. La calma, el humor y la paciencia favorecen el buen humor en torno a la comida, mientras que la crítica o la presión estropean el apetito.

Invita a los niños a probarlo y a ser un modelo valiente. Esto les da a los niños una variedad de experiencias de sabor y fomenta una variada selección de alimentos. En términos de cantidad, los padres y cuidadores pueden confiar en una buena sensación de hambre y saturación en los niños. El tamaño de las porciones puede variar ligeramente de un día para otro. Un Znüni o Zvieri significativo satisface el hambre pequeña de vez en cuando y vuelve a aportar energía, especialmente con mucho movimiento.

Para obtener más información, dirigirse a

Los niños y el queso suizo

3 porciones de leche/productos lácteos al día.
1 porción corresponde a:

Para niños de 1 a 6 años
1 dl de leche o 100 g de yogur/cuajada/requesón/otros productos lácteos o 15 g de queso semiduro/duro o 30 g de queso blando.

Para niños de 7 a 12 años
2 dl de leche o 150-200 g de yogur/cuajada/requesón/otros productos lácteos o 30 g de queso semiduro/duro o 60 g de queso blando.

1 porción de otro alimento rico en proteínas al día (por ejemplo, carne, aves, pescado, huevos, tofu, quorn, seitán, queso*, cuajada*). Alterne entre estas fuentes de proteínas.
 

Fuente: Sociedad Suiza de Nutrición (SGE) www.sge-ssn.ch

0

Cookies en esta página: Nuestro sitio web utiliza cookies para que nuestros socios puedan reconocer y comprender cómo hacen uso de nuestro sitio web. Al visitar nuestro sitio web, reconoce que está de acuerdo con que utilicemos cookies. Mas información.