Website only available to a limited extent
Please enable cookies to use the website in full extent.

Queso suizo de postre

¿Queso de postre? El dicho «el queso cierra el estómago» tiene su justificación: un poco de queso después del plato principal ayuda a mantenerse lleno por más tiempo, e incluso contrarresta las caries. Pero, en realidad, el objetivo del postre no es el de llenar, ¡se trata de disfrutar! Y esto está garantizado, ya sea en forma de postre dulce clásico o como tabla de quesos bien surtida.

Postre de queso en versión salada

La selección armoniosa es la base de una bandeja de quesos para postres: por ejemplo, una combinación de queso extra duro, duro y semiduro, así como de queso blando y algo de queso azul. Si quieres, puedes añadir queso de oveja o de cabra, y la equilibrada experiencia de sabor será perfecta. Servido con varios tipos de mostaza o chutneys, frutas y nueces, el postre de queso es la coronación de la gloria de cualquier gran comida.

¡La manera correcta de preparar una tabla de quesos!

Entre 60 a 100 gramos de queso es la cantidad que debe formar parte del postre de cada persona. Los diferentes quesos se colocan en el plato según su aroma y no según la categoría "duro" o "blando". El llamado "reloj de queso" es decisivo en este caso: con el fin de aumentar el disfrute del queso con cada variedad, las variedades suaves se disponen a las 6 en punto y aquí es donde comienza el viaje de degustación. Después van los trozos más picantes, y, a partir de las 3 en punto, las variedades maduras, de sabor intenso, cierran la experiencia culinaria.

¡Qué dulces estos postres con queso!    

Con el queso suizo, podrás lograr muchos acabados de menú dulces que no se olvidarán tan fácilmente. Las combinaciones con queso crema y fruta son muy populares, especialmente en verano. Pero también las creaciones con queso de cabra son una fuente de entusiasmo, especialmente en la combinación frío-caliente. Nuestro truco secreto: también puedes marinar el queso, por ejemplo, el Tilsiter o el Appenzeller® en rodajas durante la noche en una marinada de vino blanco/cebolla dulce en la nevera, adornarlo con frutas y nueces y disfrutarlo. Pero también las bolas de queso caliente en pan rallado con uvas o el queso flambeado con rodajas de manzana y pasas son postres imaginativos que sorprenden a los invitados.

Las mejores ideas de postres con queso suizo

    0

    Cookies en esta página: Nuestro sitio web utiliza cookies para que nuestros socios puedan reconocer y comprender cómo hacen uso de nuestro sitio web. Al visitar nuestro sitio web, reconoce que está de acuerdo con que utilicemos cookies. Mas información.