Website only available to a limited extent
Please enable cookies to use the website in full extent.

El queso suizo siempre va bien para la cena.

¿Qué es lo que mejor se adapta a una noche acogedora si el estómago ruge y te apetece algo «rico»? Esto: una comida abundante con queso que te calienta por dentro y crea un ambiente acogedor. Para aquellos que no quieren comer mucho por la noche, hay alternativas sorprendentemente ligeras con queso.

¿Por qué no un poco tradicional?

Si te gusta cocinar, puedes experimentar de forma excelente con el queso suizo: gracias a las más de 700 variedades, no hay límites para la imaginación. Pero nuestras abuelas ya conocían los verdaderos clásicos para una cena con queso: Gschwellti (patatas cocidas), lonchas de queso, Älplermagronen (pasta con patatas, cebolla y queso), cuernos de queso y tartas saladas de queso. Estos platos son rápidos y fáciles de preparar. Así, tendrás más tiempo para una reunión sociable con la familia y los amigos.

Por la noche prefiero algo ligero

Si los clásicos son demasiado fuertes para ti, hay muchas alternativas. Las sopas calientan y llenan bien en invierno. Los platos con muchas verduras son ligeros y sabrosos. Desde gratinados de verduras, pasando por berenjenas o pimientos rellenos hasta espaguetis de calabacín, se pueden hacer muchas cosas. Apenas hay límites para la imaginación. 

0

Cookies en esta página: Nuestro sitio web utiliza cookies para que nuestros socios puedan reconocer y comprender cómo hacen uso de nuestro sitio web. Al visitar nuestro sitio web, reconoce que está de acuerdo con que utilicemos cookies. Mas información.