Berner Alp- y Hobelkäse AOP
Berner Alp- y Hobelkäse AOP

Berner Alp- und Hobelkäse AOP

El queso alpino bernés (Berner Alpkäse) AOP se elabora a diario durante la época de pasto estival a partir de leche alpina cruda. Las vacas lecheras se alimentan principalmente de los pastos que crecen en las praderas estivales. La leche se elabora en calderos de cobre, calentados de forma directa o indirecta con leña. Tras el prensado, el queso se almacena durante un día en un baño de salmuera saturado. A continuación, los quesos se frotan de forma regular con sal y un poco de salmuera. El queso alpino bernés AOP es cuidado durante al menos dos semanas en las cabañas alpinas. En el momento de su venta, ha madurado durante al menos 6 meses. Los quesos seleccionados para convertirse en queso curado extra bernés AOP proceden exclusivamente de piezas que han alcanzado la clase de calidad «Surchoix» y han permanecido durante todo el proceso de curado en la zona geográfica. Los quesos escogidos abandonan como pronto el sótano al cabo de 6 meses. La corteza se limpia, antes de que los quesos sean afinados durante al menos otros 12 meses en un 'gaden' con clima natural o en una cámara climatizada artificialmente.

Historia

En los montes alpinos berneses comenzó la elaboración del queso en torno al año 1500. Ya en las crónicas de Stumpf (1548) se menciona la calidad especial del queso alpino de esta región, con las denominaciones 'Sibenthaler' y 'Saanerkäss'. En el siglo XVII, la producción de queso alpino en la serranía bernesa cobró una gran importancia económica. La colaboración actual apenas difiere de la receta establecida en 1872. El queso curado extra procede de la tradición de la conservación mediante secado.

Recetas con este queso